Unión Europea de la Salud: proteger a los europeos contra las amenazas transfronterizas para la salud

Los negociadores del Consejo y del Parlamento Europeo han llegado hoy a un acuerdo sobre el proyecto de Reglamento sobre las amenazas transfronterizas graves para la salud. El texto refuerza la preparación, la vigilancia, la evaluación de los riesgos, y la alerta precoz y respuesta de la UE y los Estados miembros en caso de amenazas transfronterizas para la salud.

El nuevo acto jurídico sobre las amenazas transfronterizas para la salud prevé varias medidas para reforzar el marco de preparación frente a las crisis y, entre ellas, la puesta en marcha de un plan de la UE contra las crisis sanitarias y las pandemias y de planes nacionales de los Estados miembros. Los planes contendrán disposiciones relativas al intercambio de información entre el nivel de la UE y el nivel nacional, la alerta precoz y la gestión de riesgos, y los Estados miembros se coordinarán entre sí y con la Comisión para garantizar la coherencia de su plan con el de la Unión.

El texto prevé asimismo que la Comisión pueda reconocer una emergencia de salud pública a escala de la UE y poner así en marcha mecanismos para hacer un seguimiento de la escasez de medicamentos o activar el apoyo del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE).

Por lo que se refiere al Comité de Seguridad Sanitaria, los negociadores del Consejo y del Parlamento Europeo han acordado que debe desempeñar un papel de coordinación de las acciones de la Comisión y de los Estados miembros para la ejecución del Reglamento sobre las amenazas transfronterizas para la salud.

También han decidido que el Comité pueda adoptar dictámenes y orientaciones sobre medidas de respuesta para la prevención y el control de una amenaza sanitaria. Si el Comité de Seguridad Sanitaria vota para adoptar sus orientaciones, la decisión se adoptará por mayoría de dos tercios.

El Consejo y el Parlamento Europeo también han acordado que:

  • la Comisión facilite las pruebas de resistencia para garantizar el funcionamiento del plan de preparación y respuesta de la UE y actualizar dicho plan en caso necesario;
  • partiendo de las aportaciones de los Estados miembros, la Comisión elaborará informes sobre su planificación de la respuesta a las crisis sanitarias. Se hará público un resumen de las recomendaciones de los informes.
  • La Comisión y los Estados miembros podrán emprender adquisiciones conjuntas de contramedidas médicas. La decisión de los Estados miembros de participar en estas adquisiciones se basará en la información facilitada de forma anticipada y en las condiciones establecidas de común acuerdo con la Comisión.

Las diferentes respuestas nacionales y la descoordinación mostrada a la hora de afrontar la pandemia de COVID-19 no hace más que reforzar nuestro posicionamiento al respecto, y es por ello que desde UGT consideramos esencial la cooperación europea en materia de amenazas transfronterizas graves para la salud en aras a reforzar una coordinación y apoyo mutuo que garanticen una mejor protección de la salud y el bienestar de la población europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.