Conclusiones para la Conferencia del Futuro de Europa del evento UGT: «La semana laboral de 32 horas: Una contribución al Pilar Social Europeo»

El pasado día 5 de noviembre, realizamos una jornada en nuestra sede “ La semana laboral de 32 horas: Una contribución al Pilar Social Europeo”, retrasmitida a través de la plataforma de la Comisión Europea creada para la iniciativa política de la “Conferencia sobre el Futuro de Europa” #CoFoE, y sobre la cual las conclusiones y la propia retransmisión de la jornada quedan registradas en la plataforma para estudio y análisis de la Comisión Europea a la hora de formular conclusiones y recomendaciones sobre esta iniciativa #CoFoE. Queremos desde aquí agradecer la participación y difusión que desde toda la organización se ha hecho de este evento, nuestro primer evento UGT en el marco de esta iniciativa europea. Ha sido vuestra participación la que ha hecho de este evento un éxito que constará como tal a nivel europeo. Gracias por ello nuevamente, hacemos bueno nuestro lema “la Unión hace la Fuerza”.

Durante la jornada, en la mesa política denominada: “La jornada laboral de 32 horas. ¿Una directiva europea?” debatimos con Lina Gálvez, eurodiputada por el PSOE, Isabel Franco, portavoz de la Comisión de Trabajo en el congreso por UP, María Muñoz, portavoz de la Comisión de Trabajo en el Congreso por Cs, María Álvarez, empresaria española y fundadora en España de la campaña por la semana de 4 días y Héctor Tejero, coordinador político de Más País.

Como sabéis, desde UGT hemos querido aprovechar esta iniciativa, para aportar nuestro granito de arena al debate sobre qué modelo de sociedad europea queremos para nuestros trabajadores y trabajadoras.

Nuestro objetivo es que se ponga en el centro de las preocupaciones de quienes deciden y diseñan las políticas europeas, como elemento nuclear, el trabajo, el bienestar de trabajadores y trabajadoras. Queremos que se desarrollen en Europa verdaderas políticas para los trabajadores y trabajadoras. Por eso, buscando ese bienestar, es por lo que tenemos que exigir a la Comisión Europea que se implemente cuanto antes el Pilar Social Europeo, pues la recuperación tras la crisis del COVID19 debe producirse mejorando el bienestar social de la ciudadanía, de trabajadores y trabajadoras, en definitiva. Y pensamos que la semana laboral de 32 horas facilitaría la implementación del Pilar Social Europeo y queremos que sea esa, la contribución de UGT al desarrollo de dicho pilar. Lograr nuestro objetivo la semana laboral de 32 horas, en el conjunto de la Unión, sería un hito histórico.

Aprovechando la ocasión del debate abierto con objeto de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, no sólo debemos pensar en la recuperación, ahora hay que avanzar, de forma decidida en mejoras evidentes, en nuevas formulaciones más sociales de los elementos principales que dan forma a la sociedad europea. Para ello es fundamental abordar la mejora del trabajo, de aspectos nucleares que redundan en la calidad del mismo, como lo es la jornada.

En UGT estamos convencidos y queremos trasladar esa convicción al ámbito europeo de que la reducción de jornada debe jugar un papel relevante en la creación de empleo a medio y largo plazo. Para ello son necesarias medidas que se pongan a funcionar desde el ámbito normativo que radica en Europa, pues este es responsable hoy por hoy de la mayoría de la legislación, que, de forma derivada, se produce en los estados miembros y la armonización de condiciones de empleo se presenta como herramienta necesaria para la libre circulación de trabajadores en el conjunto de la Unión, algo que es uno de sus principales objetivos.

Europa tiene que buscar formas para vencer los retos que se plantean para el futuro del trabajo, ante las transformaciones derivadas de fenómenos como la digitalización, que revoluciona la tradicional productividad del trabajo o la derivada del cambio climático. Desde Europa se debe buscar una mejor forma de organizar socialmente el trabajo, con el factor de redistribución que conlleva la jornada de 32 horas semanales, que no solo permite la creación de empleo, sino que además facilita un reparto más justo del trabajo doméstico y de cuidados y facilita la mejora de la formación y capacitación de trabajadores y trabajadoras, al disponer de tiempo que se puede emplear en ello.

Y un factor fundamental que completa y da sentido a nuestra reivindicación es la exigencia de que la reducción de jornada ha de producirse sin rebaja salarial.

Los salarios han de mantenerse, aunque se reduzca la jornada, ante todo y fundamentalmente, porque esto serviría para revertir y compensar la tendencia regresiva experimentada por los salarios en España, que solo entre 1995 y 2020 (debido sobre todo a la anterior crisis financiera) han perdido hasta 8 puntos porcentuales en relación con el PIB, a diferencia de la evolución seguida por la media europea, que apenas ha bajado 1 punto porcentual. Evidencia de todo esto es el hecho de que en España hay hasta 3,5 puntos porcentuales más trabajadores pobres que en la media del resto de Europa.

Por último, para UGT los beneficios de la reducción de la semana laboral a 32 horas se encuentran en todos los ámbitos, pues entre otros, permitirá impulsar la participación laboral de las mujeres, ya que posibilita el acceso a nuevos puestos de trabajo, (por la generación de empleo), a jornada completa, acabando con las tan extendidas jornadas parciales fraudulentas, desempeñadas mayoritariamente por mujeres.

Os acompañamos el texto de conclusiones que será enviado a la plataforma de la Comisión Europea para vuestro conocimiento y difusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.