La Comisión Europea aprueba los primeros planes estratégicos de la PAC para 2023-2027

La Comisión Europea ha aprobado el primer paquete de planes estratégicos de la PAC correspondientes a siete países: Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Polonia y Portugal. Se trata de un importante avance en la aplicación de la nueva política agrícola común (PAC) el 1 de enero de 2023, la cual está formulada de forma que configure la transición hacia un sector agrícola europeo más sostenible, resiliente y moderno. En el marco de la política reformada, la financiación se repartirá más equitativamente entre las pequeñas y medianas explotaciones familiares, así como entre los jóvenes agricultores, y se apoyará a los agricultores para que adopten nuevas innovaciones.

La nueva PAC incorpora una forma de trabajar más eficiente y eficaz. Al formular su plan estratégico de la PAC, cada Estado miembro ha escogido de entre una amplia gama de intervenciones a escala de la UE, adaptándolas y orientándolas para responder a sus necesidades específicas y a las condiciones locales. La Comisión ha evaluado si cada plan se basa en los diez objetivos clave de la PAC, que abordan retos medioambientales, sociales y económicos comunes. Por lo tanto, los planes se ajustarán al Derecho de la UE y deberán contribuir a los objetivos climáticos y medioambientales de la Unión, también en materia de bienestar animal, tal como se establece en las estrategias «De la Granja a la Mesa» y sobre Biodiversidad de la Comisión.

La PAC recibirá 270 000 millones de euros en concepto de financiación en el período 2023-2027. Los siete planes aprobados representan un presupuesto de más de 120 000 millones de euros, de los que más de 34 000 millones están dedicados exclusivamente a objetivos medioambientales y climáticos y a regímenes ecológicos. Este importe podrá servir, por ejemplo, para promover prácticas beneficiosas para el suelo y mejorar la gestión hídrica y la calidad de los pastizales. La PAC también podrá fomentar la forestación, la prevención de incendios y la restauración de los bosques. Los agricultores que participen en regímenes ecológicos podrán ser recompensados, entre otras cosas, por suprimir o reducir el uso de plaguicidas y limitar la erosión del suelo.

En el contexto de la agresión rusa contra Ucrania y de la actual subida de los productos básicos, la Comisión invitó a los Estados miembros a aprovechar todas las oportunidades que ofrecen sus planes estratégicos de la PAC para reforzar la resiliencia de su sector agrícola a fin de fomentar la seguridad alimentaria. Esto incluye reducir la dependencia de fertilizantes sintéticos y aumentar la producción de energía renovable sin poner en riesgo la producción de alimentos, y promover métodos de producción más sostenibles.

Desde UGT, siendo conscientes de la difícil situación actual a la que se enfrenta el sector marcada por el fuerte aumento de los costes de producción debido a la agresión rusa de Ucrania y a la sequía estival, consideramos este acuerdo como un logro sindical que establece importantes avances sociales en la materia. Entre los mismos se destacan la vinculación de los pagos de la PAC al cumplimiento de las condiciones laborales y la garantía mejores oportunidades de empleo, especialmente en los territorios y grupos sociales más desfavorecidos, mediante la financiación y la promoción de la participación de los jóvenes y las mujeres en el sector. En definitiva, consideramos que servirá para la transformación de la agricultura hacia un sector más sostenible e innovador, así como del endurecimiento de las sanciones contra el incumplidor para luchar contra la precariedad y lograr empleos y salarios dignos y avanzar en derechos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.