El Grupo de Trabajadores del CESE condena la represión adicional de los sindicatos y la sociedad civil en Bielorrusia

El Grupo de Trabajadores del Comité Económico y Social Europeo (CESE) se une al movimiento sindical internacional y las organizaciones de la sociedad civil para condenar los ataques contra sindicalistas independientes y la sociedad civil en Bielorrusia. Pide la liberación inmediata de todos los líderes y militantes sindicales, defensores de los derechos humanos y todos los demás manifestantes de la sociedad civil actualmente detenidos y el respeto de los derechos fundamentales y el estado de derecho.  

El Grupo de Trabajadores apoya a los sindicatos Global Unions, la Organización Internacional del Trabajo, Amnistía Internacional y otros que condenaron los últimos acontecimientos en Bielorrusia y pidieron el cese de la represión y el enjuiciamiento de los sindicatos independientes en Bielorrusia. Durante muchos años, el movimiento sindical independiente de Bielorrusia ha tomado una posición firme contra el régimen autoritario de Alexander Lukashenko. En abril, más de veinte líderes y activistas del Congreso de Sindicatos Democráticos de Bielorrusia (BKDP) fueron detenidos por el Comité de Seguridad del Estado de Bielorrusia. Aunque algunos han sido puestos en libertad, otros permanecen detenidos y algunos incluso han sido condenados por delitos como «insultar a Lukashenko».

Esta reciente ola de ataques son manifestaciones más del flagrante desprecio del régimen por los derechos fundamentales y el estado de derecho, incluido el derecho a la libertad de asociación y reunión. El presidente Lukashenko se ha referido a los sindicatos independientes como organizaciones terroristas. La reciente ampliación de la aplicación de la pena de muerte en Bielorrusia por «intentos de cometer actos de terrorismo», condenados por Amnistía Internacional, es motivo de alarma aún mayor. Bielorrusia es el único Estado de Europa y Asia Central que todavía utiliza esta forma de castigo inhumana y degradante.

La actual escalada de ataques contra sindicatos independientes en Bielorrusia se produce tras su demostración de solidaridad con Ucrania, condenando la invasión rusa, exigiendo la retirada de las tropas rusas y criticando al presidente Lukashenko por su apoyo a la agresión militar de Putin contra Ucrania.

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.