UGT muestra su apoyo al Corredor del Atlántico como oportunidad para impulsar el empleo y la cohesión

Coincidiendo con el inicio del nuevo periodo de trabajo de las instituciones europeas, se han llevado a cabo una serie reuniones en relación a la próxima revisión intermedia de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) en las que se ha debatido en profundidad acerca del Corredor del Atlántico y sus posibles añadidos para hacerlo más eficaz.

La visita institucional de Mercedes Vaquera, Presidenta del Consejo Económico y Social (CES) de Extremadura y de la Red Transanacional Atlántica (RTA) y de German Barrios, adjunto a la Presidencia de la RTA, en el seno del Comité Económico y Social Europeo en Bruselas, ha tenido como objetivo exponer el proyecto del Corredor Atlántico e impulsar esa red en España y Europa.

En sendas reuniones participaron, entre otras, Maricarmen Barrera, Secretaria de Políticas Europeas de UGT, y Oliver Röpke, Presidente del Grupo de Trabajadores del CESE, y próximo presidente del mencionado órgano, el cual ha mostrado su apoyo y compromiso, mediante el desarrollo de acciones conjuntas con el Comité Europeo de las Regiones (CoR) para darle un mayor impulso al mismo en el próximo ejercicio.

De igual forma, en el calendario de reuniones estaban previstos diversos contactos con representantes de la Dirección General de Movilidad y Transportes (DG MOVE) de la Comisión Europea, la cual es responsable de la política de la UE sobre transporte privado y profesional, y que también mostraron su predisposición en la implementación del proyecto presentado.

El Corredor Atlántico, que se presenta en el contexto de la transición hacia una movilidad más limpia, ecológica e inteligente en el ámbito de la Unión Europea en consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo, supondrá en la práctica poder contar con el mayor gaseoducto de Europa, permitiendo la conexión desde Huelva hasta el norte de Alemania en menos de 8 horas, pudiendo enviar 200 contenedores de gas licuado cada 4 minuto.

Este recorrido, cuyo tramo unirá a Huelva, Sevilla y la Vía de la Plata con el norte de Europa, supondrá un gran impacto en términos sociales en todos sus tramos, generando beneficios no solo en infraestructuras, digitalización y eficacia energética, sino también para el empleo debido al desarrollo de actividades logísticas complementarias, fundamentado en que todo el gas procedente de África podría ingresar en la península y ser transportado al norte de Europa.

Por ultimo, resulta fundamental, como así han entendido los diversos representantes de las instituciones europeas, que se finalicen las infraestructuras necesarias restantes en las conexiones en Extremadura para que este corredor pueda ser una realidad antes de finales de 2030, para lo que es necesario que estas previsiones se incluyan en la revisión del plan de infraestructuras que tendrá lugar antes de finales de 2023.

Desde UGT, consideramos clave que el Corredor Atlántico sea una realidad que sirva como garantía de un mayor desarrollo económico español y europeo, así como de la creación de un empleo verde y de calidad y una mayor cohesión social y territorial. Igualmente, defendemos que la participación y la supervisión de los interlocutores sociales son salvaguardia de una mejor ejecución en este tipo de proyectos que, a su vez, redundarán en una mayor eficiencia energética y grandes avances en el campo tecnológico y de la digitalización, objetivos los cuales están en primera línea de defensa de los agentes sociales y que son bandera de UGT en Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.