Transparencia salarial: la nueva directiva contempla sanciones por incumplir la igualdad retributiva

El martes, el pleno del Parlamento Europeo respaldó con 403 votos a favor, 166 en contra y 58 abstenciones el inicio de las negociaciones con los gobiernos de la UE sobre la propuesta de la Comisión para una directiva sobre transparencia retributiva.

Los eurodiputados solicitan que las empresas que cuenten con un mínimo de 50 empleados estén obligadas a publicar información que facilite a los trabajadores comparar salarios y evidenciar posibles diferencias de género en los sueldos. Las herramientas para evaluar y comparar los niveles retributivos deberán basarse en criterios neutrales respecto al género e incluir esta neutralidad en los sistemas de evaluación y clasificación de los empleos.

Si la información sobre salarios muestra la existencia de una diferencia de género de al menos el 2,5%, las autoridades nacionales tendrán que garantizar que las empresas, en cooperación con los representantes de los trabajadores, efectúan un análisis conjunto de los salarios y desarrollan un plan de acción de género.

El Parlamento plantea que la Comisión cree un certificado para distinguir a las compañías que no tengan una brecha retributiva de género.

Los eurodiputados también quieren acabar con el secreto salarial, mediante la prohibición de las cláusulas contractuales que tengan por objeto restringir a un trabajador la divulgación de información sobre su retribución o buscar información acerca de la misma o de la de otras categorías de trabajadores.

Asimismo, el Parlamento respalda la propuesta de la Comisión de invertir la carga de la prueba en lo relativo a cuestiones retributivas. En aquellos casos en los que el trabajador perciba que el principio de igualdad salarial no está siendo aplicado y acuda a la justicia, corresponderá a la empresa demostrar la ausencia de discriminación.

El principio de igualdad salarial está recogido en el artículo 157 del Tratado de la UE. Sin embargo, en la UE sigue habiendo brecha salarial, de alrededor del 13% de media, aunque con variaciones significativas entre los Estados miembros, y tras descender sólo mínimamente en los últimos diez años.

En consecuencia, desde UGT, valoramos positivamente este gran paso hacia la Directiva Europea de Transparencia de Salarios, que, aunque con retraso en su implementación, está orientada a acabar con la brecha salarial de género en Europa y, por tanto, al cumplimiento del principio de igual salario por trabajo de igual valor.

Sin embargo, aunque nuestro país ha impulsado el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad en las empresas y concreta la obligación que tienen de contar con un registro salarial para garantizar el principio de igualdad retributiva, otros estados de la UE no lo han llevado a cabo y, por tanto, es tan necesaria la puesta en marcha de esta directiva, que debe incluir, a su vez, sanciones a las empresas incumplidoras.

Desde la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores consideramos que no tenemos tiempo que perder en esta materia para que, de manera inmediata, las mujeres consigan el mismo trato y salario que los hombres, lo que repercutirá, a su vez, en interés de nuestra economía, nuestras empresas y nuestros ciudadanos. El avance hacia la consecución de esta directiva no es sólo una señal clara de que no vamos a aceptar la discriminación retributiva por razón de género, sino que también son herramientas que ayudarán a los Estados miembros y a las empresas a eliminar la indecente brecha salarial de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.