Los Veintisiete acuerdan una posición común sobre la directiva para salarios mínimos

Los días 6 y 7 de diciembre, ha tenido lugar en Bruselas el Consejo EPSCO, que reúne a los ministros encargados de Trabajo, Asuntos sociales, Sanidad y protección de los consumidores de todos los Estados miembro de la UE, con el objetivo de trabajar para aumentar los niveles de empleo y mejorar las condiciones de vida y de trabajo.

Representando a España, la Vicepresidenta Segunda Yolanda Díaz ha hecho hincapié en varios puntos:

  • La necesidad de contar con una directiva de Salarios Mínimos adecuados en Europa, un mínimo importante que cubra a todos los estados miembros.
  • La necesidad de que el texto de la Directiva sirva al objetivo de reforzar la negociación colectiva a nivel sectorial estatal.
  • La necesidad de mejorar y reforzar el uso de indicadores comunes en la Unión, que permitan por un lado la evaluación de la adecuación de los salarios y por otro, detectar y evitar aquellas prácticas no deseadas que menoscaben la función protectora del SMI.
  • Pidió a los estados miembros que se adhieran y que se impulse la iniciativa española conjuntamente con Bélgica sobre el nuevo “Mecanismo de Alerta Social” que propone introducir en el sistema de funcionamiento ordinario y en la gobernanza de la UE un mecanismo que supervise la situación social de cada país, a semejanza del Mecanismo de Alerta Económico, instaurado para corregir desajustes económicos. En la práctica es poner de manera efectiva en Europa, lo social al mismo nivel que la economía.

Igualmente durante la EPSCO la ministra de Igualdad ha hecho hincapié en el impulso de las diferentes estrategias europeas que en este momento pretenden desde varios ámbitos erradicar las inequidades en el territorio de la Unión.

Lo más importante de este EPSCO es el hecho de que los 27  y tras la salida del texto de Directiva de SMI del Parlamento Europeo, han adoptado una posición común sobre SMI de cara a la negociación del texto normativo, en línea con los planteamientos defendidos por el ministerio de Empleo.

Después de negociar la iniciativa presentada por la Comisión Europea hace un año, los Veintisiete han acordado una base para promocionar salarios mínimos adecuados, impulsar la negociación colectiva y mejorar la protección de los trabajadores y trabajadoras.

Se trata del primer paso para aprobar una directiva sobre salarios mínimos, una medida que se negociará ahora con el Parlamento Europeo y que busca avanzar en el pilar social de la UE y garantizar una mayor prosperidad en el conjunto de la Unión.

Desde UGT queremos poner en valor este acuerdo, ante la dificultad que ha surgido durante la tramitación y aprobación de la propuesta en el Parlamento Europeo, donde UGT ha ejercido una intensa labor de incidencia y acompañamiento a los grupos españoles de la Euro-cámara, ante las diferentes enmiendas que amenazaban el sentido original de la iniciativa. En este sentido, no debemos olvidar que la iniciativa finalmente aprobada, contó con el voto desfavorable del Partido Popular de España y de VOX.

Os recordamos que la directiva sobre salarios mínimos en el seno de la UE, plantea para aquellos países que cuentan con un salario mínimo en su legislación laboral un marco nuevo para actualizarlos de acuerdo a una serie de criterios «estables y claros». La idea es que el salario mínimo se actualice cada cierto tiempo y de manera regular. La propuesta también contempla que se pueda ajustar automáticamente con mecanismos de indexación.

Otro de los elementos clave del proyecto es el refuerzo de la negociación colectiva, algo por lo que desde UGT hemos insistido en nuestra incidencia.

Desde la Comisión Europea se ha recalcado que este proyecto de Directiva de SMI resulta clave para poder contar con salarios más altos y mejores coberturas a los trabajadores. Por ello, la propuesta obligará a los Estados miembros a adoptar planes para impulsar la negociación colectiva en los sectores en los que ésta sea inferior al 70 por ciento.

Desde UGT consideramos que este acuerdo nos permite ser optimistas para las negociaciones que durante los próximos meses se establecerán entre el Consejo y el Parlamento Europeo, para que el texto de la Directiva se mantenga en los términos aprobados por el Parlamento. Somos conscientes de las amenazas existentes, y por ello mantendremos abiertos los canales de presión e incidencia con los diferentes ámbitos institucionales de la Política Europea, para trata de lograr este objetivo tan necesario para la consolidación del Pilar Social de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.