La subida de tipos del BCE exige una subida de salarios urgente para detener el crecimiento de la pobreza

El Banco Central Europeo ha subido este jueves sus tipos de interés básicos en una cuantía sin precedentes de 75 puntos básicos y apuntó a nuevas subidas, dando prioridad a la lucha contra la inflación, a pesar de que la economía del bloque se encamina a una probable recesión invernal.

Con una inflación que se sitúa en el nivel más alto en medio siglo y que se aproxima a los dos dígitos, a los dirigentes del BCE les preocupa que el rápido crecimiento de los precios pueda arraigarse, erosionando el valor de los ahorros de los hogares y desencadenando una espiral de precios y salarios difícil de romper.

Tras la subida de tipos de julio, el BCE elevó su tipo de depósito de cero al 0,75% y subió su principal tipo de refinanciación al 1,25%, sus niveles más altos desde 2011, y se prevén nuevos incrementos en octubre y diciembre.

Desde UGT, nos oponemos frontalmente a la agresiva subida de tipos de interés (en 0,75 puntos), la más drástica desde 2008, por el BCE que causará una recesión en la zona euro debido a que contribuirá al agravamiento de la crisis energética y a una mayor alza de precios de los productos básicos que repercutirán negativamente en la economía de las familias y en la inversión de las empresas.

Ahora, a la inversa de lo que ocurrió durante la crisis financiera, el BCE justifica la subida de tipos con el pretexto de contener la inflación, pero el resultado puede ser el mismo que en la anterior crisis: la asfixia de las clases trabajadoras y de las personas más desfavorecidas y en definitiva, un fuerte aumento de las tasas de pobreza y de exclusión social en Europa. Desde UGT, ante esta medida, la solución está en los salarios, hay que actuar de inmediato subiendo el poder adquisitivo de la ciudadanía.

Aumentar fuertemente los salarios es la única solución para reducir la gran brecha que ya existe entre los sueldos pactados y el incremento del IPC al final de año, que abocará a la ciudadanía a una injusta pérdida de poder adquisitivo porque los salarios no subirán con los precios. Asimismo, creemos que esta subida de tipos no contendrá la subida de precios, al contario, hará crecer la desconfianza de los ciudadanos y lastrará aún más la recuperación económica y el empleo.

La nueva subida de tipos del BCE impactará en la subida de todos los productos y créditos, no solo los hipotecarios, sino los créditos al consumo y para la comprar de todo tipo de bienes, como los coches, lo que lastrará las ventas y la economía, ya que el precio al que los bancos prestan dinero a las familias subirá. Las personas con menor poder adquisitivo como consecuencia de la crisis energética e inflacionista ya viven al límite de sus posibilidades, por lo que esta subida volverá la situación más difícil aun, especialmente en lo relativo a las hipotecas, el mayor gasto familiar, que ya ha subido como media en 250€ al mes por la anterior subida y que la nueva subida que ahora se produce abocará a la ruina y al umbral de la exclusión social a muchas familias. Es por esto que desde UGT vamos a exigir al Gobierno la creación de un fondo rescate para las familias con hipotecas, dotado con 450 millones de euros fundamentado en la necesidad de rescatar a las familias que no pueden hacer frente a la subida de su hipoteca, como en este país, ya se hizo con los bancos, ahora es de justicia.

Desde UGT estamos impulsando en Europa un debate constructivo y consensuado, para una reforma en profundidad de las reglas fiscales, para que podamos tener en Europa una fiscalidad más justa y progresiva, cercana a la realidad social actual, para que la ciudadanía europea pueda contar con un mayor nivel de bienestar y un mayor margen de maniobra frente a subidas drásticas y crisis inflacionistas como esta que vivimos ahora. De esta forma se conseguirá reducir el impacto de las crisis económicas sobre los niveles de pobreza de la Unión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.