La jornada de trabajo de 4 días semanales es desde hoy una realidad en Bélgica

La medida forma parte de la reforma del mercado laboral acordada esta madrugada por la coalición de gobierno y contempla también mejores condiciones a los trabajadores de plataformas digitales

A diferencia de la propuesta de «Reducción de la Jornada Laboral Semanal a 32 horas de UGT», el acuerdo del gobierno de Bélgica, concentra la jornada en 4 días pero no la reduce, algo que es esencial para UGT, para que la medida pueda surtir efecto sobre la conciliación, la salud de los trabajadores, la igualdad o la calidad de vida de trabajadores y trabajadoras.

Sin embargo, el que un país europeo presente como un derecho de los trabajadores y trabajadoras la jornada de 4 días, impulsará el debate a nivel europeo, algo que desde UGT pensamos que es absolutamente necesario para afrontar la doble transición en marcha: la transición digital y la transición hacía una economía medioambientalmente sostenible y descarbonizada.

Para màs información sobre la propuesta de UGT de reducción de la semana laboral a 32 horas, escucha aquí la entrevista radiofónica donde hablamos de ello.

En el acuerdo del Gobierno Belga se plantea que las empresas de más de 20 trabajadores tendrán que presentar planes anuales de formación para sus empleados que garantice el derecho a la formación individual

Tras semanas de intensas negociaciones, el Gobierno federal, que lidera el liberal Alexander De Croo, ha conseguido cerrar al filo de las tres de la madrugada un acuerdo político sobre una amplia reforma laboral que además de conceder una mayor flexibilidad de horarios, permitiendo pasar de la semana laboral de 5 a 4 días, dará más “claridad” sobre el estatuto de los trabajadores de las plataformas digitales y les garantizará “mejores condiciones de trabajo”, el principal punto de fricción durante estos últimos meses en la coalición de gobierno formada por liberales y socialistas.

“El primer pilar es dar más flexibilidad y libertad a los trabajadores. La cuestión de la flexibilidad, antes de la crisis del coronavirus, era visto como algo que no iba a favor del trabajador pero el covid19 nos ha forzado a trabajar de forma más flexible y combinar nuestra vida profesional y privada. Esto ha llevado a nuevas formas de trabajo que en nuestro mercado de trabajo, bastante rígido, era difícil conciliar con las reglas actuales”, ha explicado el primer ministro belga en rueda de prensa tras la reunión del comité ministerial restringido.

Según el acuerdo, los trabajadores que lo deseen, de forma voluntaria, podrán optar por alargar la jornada una o dos horas diarias y concentrar así la semana laboral en solo 4 días, con vistas a obtener un día suplementario libre. El empresario tendrá la última palabra pero si rechaza la petición del trabajador deberá explicar los motivos de su negativa. La fórmula diseñada por el gobierno también permitirá a los trabajadores trabajar más una semana y menos la siguiente, con un aviso previo de una semana de antelación mientras que los trabajadores con horarios variables tendrán que conocer con una semana de antelación su horario de trabajo.

Conciliar vida familiar y laboral

A juicio del gobierno, este sistema permitirá conciliar mejor la vida privada de las familias aunque la iniciativa ya ha recibido críticas de parte de la bancada del parlamento y la sociedad civil que no están seguros de que la fórmula garantice que la opción será voluntaria. “El estrés, el agotamiento y las enfermedades a largo plazo estallan. ¿Y qué decide el Gobierno belga? Aún más flexibilidad: relajar el trabajo nocturno, jornadas de 10 horas, horarios variables con 7 días de anticipación o más. (Es) una reforma hecha a la medida de los patrones, no de la clase obrera”, ha criticado Raoul Hedebouw, presidente y diputado federal del Partido de los Trabajadores de Bélgica (PTB). 

“La vida de los padres ya es una carrera contra reloj entre los horarios de trabajo, escuela, guardería, actividades.. Una jornada de trabajo de 9 horas y media sin contar el mediodía aumentar las dificultades y hará imposible llevar y recoger a los niños de la escuela o la guardería”, ha arremetidoel director general de la Liga de las Familias, Christophe Cocu, que reclama desde hace años una reducción del tiempo de trabajo. 

La reforma también permitirá reforzar el derecho a formación individual de los trabajadores, que pasarán de los dos días por año reconocidos actualmente a 3 en 2022, 4 en 2023 y 5 a partir de 2024 para todas las empresas de más de 20 empleados, que tendrán que presentar un plan de formación anual, e introducirá nuevas flexibilidades para mejorar el apoyo a los trabajadores despedidos. Por ejemplo, podrán comenzar a trabajar para otra empresa durante el período legal en el empresario que le ha despedido tiene que seguir contando con el trabajador. 

Asimismo, la reforma desarrolla y amplía el derecho a la desconexión de los trabajadores asalariados, que ya se aplicaba desde el pasado 1 de enero a los empleados del sector público, para que no tengan que responder a mensajes fuera de su horario laboral. El objetivo de todos estos cambios es acelerar el aumento de la tasa de empleo -del 71% actualmente aunque con grandes disparidades regionales- para alcanzar el 80% en 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.