La Comisión Europea publica el informe «La movilidad laboral dentro de la UE 2021»

La Comisión Europea ha publicado el “Informe anual sobre la movilidad laboral dentro de la UE 2021«, el cual proporciona información actualizada sobre las tendencias de la movilidad laboral en los países de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) sobre la base de los datos de 2019/2020. Esta edición se centra en la movilidad profesional dentro de la UE en el contexto de la pandemia COVID-19, por un lado, y, por otro, en la movilidad de retorno de los ciudadanos europeos móviles.

Este informe muestra que el número de ciudadanos de la UE en edad de trabajar que viven en otro Estado miembro de la UE y de la AELC distinto del de su nacionalidad, denominados ‘trabajadores expatriados (o ‘móviles’) de la UE’, aumentó ligeramente entre enero de 2019 y de 2020. Sin embargo, se muestra que el crecimiento de la movilidad se detuvo durante la pandemia. En 2020, 13,5 millones de europeos vivían en otro país de la UE, de los cuales unos 10 millones estaban en edad de trabajar.

Por otro lado, presenta que el principal país de destino de los trabajadores expatriados de la UE es Alemania, seguido de España, Italia y Francia, mientras que Rumanía, Italia, Polonia, Portugal, Croacia y Bulgaria fueron los países de origen más importantes. Asimismo, recoge que el número de trabajadores expatriados activos en la UE ha disminuido por primera vez desde 2012 y que la movilidad de retorno ha aumentado en toda la UE desde 2016.

En otro orden de cosas, refleja que los principales sectores de actividad para los trabajadores expatriados de la UE en 2020 fueron la industria y el comercio que empleaban al 16 % y al 11 % respectivamente, e indica que la proporción de trabajadores expatriados de alta cualificación de la UE siguió aumentando, pasando de un 30% en 2016 a un 35 % en 2020.

En este contexto, desde UGT solicitamos a las instituciones de la UE que sigan trabajando en favor de afianzar una movilidad laboral equitativa y justa en el mercado único europeo, que garantice los derechos laborales de la clase trabajadora desplazada y la protección de su salud y seguridad, y evite, a su vez, el dumping social y la competencia desleal. Asimismo, consideramos que estos refuerzos jurídicos deben ir de la mano de la creación de empleo estable, de calidad y verde para que la consolidación de la protección sociolaboral pueda ser completa y acorde con los valores de la UE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.