Europa reclama medidas para proteger la salud mental en el entorno laboral digital

En una resolución sobre la protección de la salud mental en el entorno laboral digital aprobada en el Pleno de ayer 5 de Julio con 501 votos a favor, 47 en contra y 85 abstenciones, el Parlamento Europeo destaca los beneficios del teletrabajo, como la mayor flexibilidad y autonomía, pero alerta de relevantes amenazas para la salud asociadas al exceso de conexión, cuando se difuminan las fronteras entre el trabajo y la vida privada, y la mayor intensidad del trabajo o el «tecnoestrés», vinculado al uso de la tecnología.

Los eurodiputados advierten del peligro para la salud mental y el derecho a la privacidad que generan tecnologías de vigilancia a través de programas informáticos y herramientas de inteligencia artificial, así como el control a distancia del progreso en el trabajo y del cumplimiento del horario laboral.

Apuntan a otros factores que provocan estrés a los trabajadores, incluida la inseguridad financiera, el miedo al desempleo, el acceso limitado a atención sanitaria, el aislamiento, y los cambios en la jornada y la organización debidos a la pandemia de COVID-19 y a la subsiguiente crisis económica.

También apuntan al efecto que la generalización del teletrabajo puede tener en la salud mental de personas en riesgo de exclusión y reclaman abordar la brecha digital, garantizando que todos los trabajadores cuentan con la capacitación tecnológica adecuada.

Los eurodiputados animan a la UE y los Estados miembros a tomar medidas mediante una Estrategia europea de salud mental, una Estrategia sobre cuidados y planes de acción nacionales. Enfatizan que la falta de estándares y principios comunes sobre riesgos psicosociales en la UE conducen a una protección desigual para los trabajadores. El Parlamento insiste en que hace falta regular mejor el entorno laboral digital para proteger la salud mental, en cooperación con los representantes de los empresarios y los trabajadores.

La Comisión, en particular la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, y los Estados miembros deben incluir la salud mental en sus planes sobre crisis sanitarias y de preparación y respuesta a emergencias pandémicas.

Los eurodiputados reiteran, por último, su petición de una directiva que incluya estándares y condiciones mínimas para garantizar a todos los trabajadores el derecho a la desconexión, y reglas sobre el uso de herramientas digitales, tanto nuevas como ya existentes, en el ámbito laboral.

Desde UGT, siendo conscientes de la importancia del desarrollo de políticas preventivas en la materia, y de la esencialidad de la intervención temprana, consideramos clave el desarrollo de una Directiva comunitaria que regule la correcta gestión de los riesgos psicosociales en las empresas a través de la evaluación e implementación de medidas preventivas y que además aborde el estrés asociado al uso de la tecnología y otros riesgos relacionados.

Así mismo, se debe garantizar la desconexión digital para todas las personas trabajadoras, aunque no sean teletrabajadores, ya que la utilización de dispositivos electrónicos como smartphones, permite una conectividad constante.

En este contexto, resulta fundamental llevar a cabo una actualización de la normativa, de la mano de los agentes sociales, que refleje la nueva realidad del trabajo digital y proteja la salud mental de los trabajadores y trabajadoras garantizando el derecho a la desconexión, la formación para reducir la brecha digital y la mejora de la gestión de los riesgos psicosociales en las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.