Discurso de la presidenta von der Leyen en la ceremonia solemne con motivo del Día Internacional de Conmemoración del Holocausto #NuncaMas #NeverAgain

Presidente Metsola,

presidente Michel,

Honorables miembros,

Estimada Sra. Friedlander,

Creo que a todos nos costó contener las lágrimas cuando te escuchábamos a ti, Margot Friedländer, superviviente, testigo de la mayor tragedia de la historia europea. Nos contaste las imágenes que quedaron grabadas en la mente de una joven y en su memoria, el horror que presenciaste. Nos contaste lo difícil que fue encontrar el camino de regreso a la vida. Y sí, ese era el plan de los nazis, no solo para exterminar a millones de personas, por motivos de etnia, religión u orientación sexual, sino también para quitarles la humanidad a las personas, para despojarlas de toda dignidad, de toda identidad, de todo amor por vida.

Pero tu testimonio, Margot Friedländer, y tu energía a los 100 años demuestra que la dignidad y la identidad son indestructibles. Ni siquiera puedo imaginar lo difícil que debe ser, liebe Frau Friedländer, traer estos recuerdos de vuelta a la superficie. Y quiero agradecerte desde el fondo de mi corazón. Es el mayor servicio, el mayor acto de amor para todos nosotros y las generaciones futuras. Porque nos haces ver, nos haces libres. Nuestra libertad se basa en la memoria del Holocausto. Porque la verdadera razón por la que se fundó nuestra Unión radica en dos simples palabras: nunca más, ‘nie wieder’.

Mi gratitud es aún mayor como alemana con Europa en el corazón. Porque siento la cicatriz profunda en la historia de mi país y la responsabilidad imborrable en nuestra historia colectiva. Queremos mantener los ojos bien abiertos. Queremos entender qué sucedió y por qué, para que nunca vuelva a suceder. Y usted, liebe Frau Friedländer, nos hizo ver y nos hizo comprender.

Hay una cosa de tu vida que me impacta inmensamente, hablaste de ello. De hecho, justo después de la guerra, decidiste dejar Alemania y Europa porque el dolor era demasiado grande y el pasado nunca te superaría. Pero luego, hace 20 años, decidiste volver, incluso si el recuerdo todavía estaba vivo. De hecho, precisamente porque el recuerdo tenía que permanecer vivo. Volviste, para que la historia nunca pudiera volver. Explicaste tus decisiones, como acabamos de escuchar, con las palabras: ‘Lo que pasó no se puede cambiar, pero ahora depende de ti’, la próxima generación. Y sí, la próxima generación, se merecían escuchar tu historia. Se convirtieron en tu misión.

Y hoy quisiera decirles: Su misión es también nuestra misión. Es por esta misión que tenemos que idear nuestro pensamiento y nuestro trabajo. Y es por eso que ideamos nuestra primera Estrategia para combatir el antisemitismo y fomentar la vida judía en Europa. Hemos escuchado la advertencia que viene de personas como usted. El antisemitismo no ha desaparecido. Todavía envenena nuestras sociedades. Un asombroso 70% de los judíos europeos no se sienten seguros cuando usan una kipá o una estrella de David. Y a lo largo de la pandemia, los judíos han sido objeto de todo tipo de teorías de conspiración y discursos de odio. Pero esta vez, no cerraremos los ojos. ‘Nie wieder’, nunca más.

Preservar la memoria es el primer paso para evitar que la historia se repita. Con la Estrategia estamos trabajando para que todas las escuelas de Europa enseñen la historia de la Shoah. Queremos criar jóvenes embajadores del recuerdo, como la próxima generación que mantendrá viva la memoria. Y animaremos a los estudiantes a aprender sobre la cultura y las tradiciones judías de Europa. Por ejemplo, hace solo diez días, los judíos de todo el mundo plantaron árboles para celebrar Tu Bishvat, el Año Nuevo de los árboles. Nuestros hijos deberían saberlo porque forma parte de nuestra cultura e historia europeas, y porque nos enseña a cuidar nuestro planeta y nuestro futuro.

Estimada Margot Friedlander,

Honorables miembros,

Hoy hemos escuchado la historia de cómo se arrebató la vida y la dignidad a millones, aquí mismo en Europa. Las personas fueron asesinadas y humilladas, sus nombres fueron reemplazados por números en el antebrazo, y todo esto, solo por ser quienes eran. La Unión que queremos construir es un lugar donde todos puedan ser quienes quieran ser. Un lugar donde una mujer judía como Simone Veil, sobreviviente del Holocausto, pueda ascender para convertirse en la Presidenta de este orgulloso Parlamento Europeo. Un lugar donde todos tengan los mismos derechos y sean tratados con la misma dignidad. Esto es lo que realmente significa ‘mantener viva la memoria’. Un continente que finalmente se une en su hermosa diversidad.

Gracias, gracias, querida Margot Friedländer, por compartir tu recuerdo con nosotros.

Viva Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.