Covid-19: La UE busca dejar la fase de emergencia de la pandemia, preparando la siguiente etapa

La Comisión Europea propuso el pasado 28 de abril una serie de medidas de cara a gestionar la fase actual de la pandemia de COVID-19 y prepararnos para la próxima. Gracias al trabajo conjunto y a las vacunas contra la COVID-19, la UE ha salvado ya cientos de miles de vidas y ha mantenido su mercado único operativo.

En la nueva fase de la pandemia, la coordinación volverá a ser esencial y por esta razón, la Comisión insta a los Estados miembros a adoptar medidas antes de que llegue el otoño, a fin de garantizar la vigilancia y la coordinación continua de la preparación y la respuesta sanitarias. En concreto, la Comisión invita a los Estados miembros a:

  • intensificar la administración de las vacunas y las dosis de refuerzo;
  • establecer sistemas integrados de vigilancia que se basen en la obtención de estimaciones fiables y representativas de casos de COVID-19;
  • continuar con las pruebas a grupos específicos y la secuenciación de suficientes muestras para estimar con precisión la circulación de variantes;
  • invertir en la recuperación de los sistemas sanitarios y evaluar el impacto general de la pandemia en el ámbito sanitario;
  • aplicar normas coordinadas en la UE para garantizar una circulación libre y segura, tanto dentro de la Unión como con los socios internacionales;
  • apoyar el desarrollo de la próxima generación de vacunas y opciones terapéuticas;
  • intensificar la colaboración contra la desinformación y la información errónea sobre las vacunas contra la COVID-19;
  • seguir desplegando la solidaridad mundial y mejorando la gobernanza mundial.

Además, la Comisión va a anunciar medidas para que las cadenas de suministro sean resilientes durante la pandemia. También ha convocado una licitación, en el marco de la iniciativa EU FAB, con la que se prevé reservar capacidades para la fabricación de vacunas basadas en ARN mensajero, en proteínas y en vectores, con el objetivo de reservarse la capacidad de fabricación creada recientemente para utilizarla en emergencias sanitarias futuras.

Desde UGT, acogemos con satisfacción esta estrategia para mejorar la preparación frente a las pandemias y reforzar la coordinación de la respuesta. Sin embargo, entendemos esencial poner en práctica una serie de prioridades que permitan una recuperación inclusiva real como son el fortalecimiento de la sanidad pública, la apuesta por una educación pública de calidad, políticas que garanticen que la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, el derecho al acceso a una vivienda digna o un nuevo marco legislativo de los servicios sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.