Brecha salarial de género: Los comités del Europarlamento adoptan la transparencia salarial para empresas con al menos 50 empleados

Los Comités de Derechos de la Mujer y empleo quieren que las empresas de la UE con al menos 50 empleados sean totalmente transparentes sobre los salarios.

Las Comisiones de Derechos de la Mujer y Empleo adoptaron este jueves, por 65 votos a favor, 16 en contra y 10 abstenciones, su posición sobre la propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre la transparencia de las retribuciones.

Los eurodiputados piden que se exija a las empresas de la UE con al menos 50 empleados (en lugar de los 250 propuestos inicialmente) que divulguen información que facilite a las personas que trabajan para el mismo empleador comparar salarios y revelar cualquier brecha salarial de género dentro de la organización. Las herramientas para evaluar y comparar los niveles salariales deben basarse en criterios neutrales en cuanto al género e incluir sistemas de evaluación y clasificación de puestos neutrales en cuanto al género.

Si el informe salarial muestra una brecha salarial de género de al menos el 2,5 % (frente al 5 % de la propuesta original), los Estados miembros estarían obligados a garantizar que los empleadores, en cooperación con los representantes de sus trabajadores, lleven a cabo una evaluación salarial conjunta y desarrollen un plan de acción para la igualdad de género.

La Comisión Europea debería crear una etiqueta oficial dedicada que se otorgaría a los empleadores cuya empresa no tiene una brecha salarial de género, agregan los eurodiputados.

Prohibición del secreto de la remuneración

Según el texto, los trabajadores y sus representantes deben tener derecho a recibir información clara y completa sobre los niveles individuales y medios de remuneración, desglosados por género. Además, los eurodiputados proponen prohibir el secreto de la remuneración a través de medidas que prohíben las cláusulas contractuales que impiden a los trabajadores divulgar información sobre su salario o solicitar información sobre la misma u otras categorías de remuneración de los trabajadores.

Invertir la carga de la prueba

Los PMA apoyan la propuesta de la Comisión Europea sobre la inversión de la carga de la prueba. En los casos en que un trabajador considere que no se ha aplicado el principio de igualdad de retribución y lleve el caso ante los tribunales, la legislación nacional debe exigir al empresario que demuestre que no ha habido discriminación.

Samra Rafaela (Renew Europe, NL), miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, han declarado: «Hoy hemos dado otro paso hacia la reducción de la brecha salarial de género en Europa. En el Parlamento, hemos tratado de encontrar el equilibrio adecuado entre garantizar el derecho a la información para las empleadas y limitar las cargas innecesarias para las empresas. De esta manera, podremos hacer que la igualdad de remuneración por igual trabajo sea una realidad para tantas mujeres como sea posible en Europa».

Kira Marie Peter-Hansen (Verdes/ALE, DK), miembro de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, ha declarado: «Con esta directiva, estamos dando un paso importante hacia la igualdad de género y poniendo de relieve el problema de la desigualdad salarial. Este no es solo un fuerte mensaje de que ya no aceptaremos la discriminación salarial basada en el género, sino también un conjunto de herramientas para ayudar a los Estados miembros y a los empleadores a cerrar su brecha salarial de género en general».

Próximos pasos

Las Comisiones de Derechos de la Mujer y Empleo aprobaron la decisión de iniciar negociaciones interinstitucionales por 71 votos a favor y 20 en contra. Se espera que el Parlamento en su conjunto vote sobre esta decisión en la sesión plenaria de los días 4 y 7 de abril. El Consejo ya adoptó su posición el pasado mes de diciembre.

Antecedentes

El principio de igualdad de retribución está consagrado en el artículo 157 TFUE. Sin embargo, en toda la Unión Europea, la brecha salarial de género persiste en torno al 14 %, con variaciones significativas entre los Estados miembros. Esta brecha se ha reducido muy poco en la última década.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.