Aprobados proyectos de medioambiente ‘LIFE+’ para la protección del medio ambiente

‘Life+’ es el instrumento financiero de la Unión Europea dedicado a apoyar los proyectos sobre medio ambiente y conservación de la naturaleza.

La Unión Europea cuenta con una estrategia medioambiental para incrementar la sensibilización general y utilizar más eficazmente los recursos. El objetivo es mejorar la calidad del medio ambiente, proteger la salud humana, hacer un uso prudente y racional de los recursos naturales y promover medidas internacionales para afrontar los problemas globales y locales del medio ambiente. La UE ofrece un porcentaje máximo de cofinanciación del 60% del total de los costes,

LIFE+ es el instrumento financiero de la UE dedicado a apoyar proyectos directamente relacionados con la protección del medio ambiente, la conservación de la naturaleza, y hacer frente a los efectos del cambio climático. Desde 1992, LIFE ha cofinanciado 4.171 proyectos, y cuenta con una contribución aproximada de 3.400 millones de euros para el periodo 2014-2020.

El programa lanza una convocatoria de propuestas anual, y la fecha de apertura suele lanzarse durante el segundo trimestre de cada año.

LIFE+ no establece obligatoriedad de constituir un consorcio mínimo, pero para preparar una propuesta sólida y con impacto se recomienda que el número de socios oscile entre 4 y 5 entidades, siempre y cuando todas ellas sean entidades legalmente constituidas de la Unión Europea. Los proyectos pueden ser presentados por un único solicitante o por un consorcio, si bien el consorcio no tiene porqué ser internacional. Los participantes pueden ser tanto organismos públicos como entidades o instituciones privadas, incluyéndose las ONGs.

En lo que respecta a las condiciones de financiación, la UE ofrece, para los proyectos LIFE tradicionales, un porcentaje máximo de cofinanciación del 60% del total de los costes subvencionables del proyecto, aunque este porcentaje asciende hasta el 75% en el caso de propuestas enmarcadas dentro de Naturaleza y Biodiversidad, que se centran en acciones concretas de conservación de especies prioritarias o tipos de hábitats de las Directivas de Aves y Hábitats.

Los presupuestos asociados a proyectos LIFE+ varían en una franja desde 500.000 euros a 5 millones de euros, dependiendo del tipo de proyecto. Por lo general, la mayoría de los proyectos aprobados cuentan con un presupuesto de alrededor de 2 millones de euros, buscándose que los diferentes socios del proyecto cuenten con un porcentaje equilibrado. En este presupuesto se ha de tener presente que la subcontratación o asistencia externa solicitada debe permanecer por debajo del 35% del total adjudicado, además los costes indirectos son un tipo fijo del 7% de los costes directos subvencionables totales. Es muy importante la partida destinada a difusión y comunicación de los resultados del proyecto, teniendo un papel destacado en la decisión de aprobación.

La mayoría de los proyectos tienen suelen tener una duración que oscila entre 2 y 5 años.

La Comisión Europea ha anunciado una inversión de más de 110 millones de euros en proyectos integrados del programa LIFE para la protección del medio ambiente y el clima, seleccionados tras una convocatoria de propuestas que se hizo en 2020. La financiación apoyará nuevos grandes proyectos medioambientales y climáticos en once países de la UE, a saber: Chequia, Chipre, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Letonia, Lituania, los Países Bajos y Polonia. Los proyectos contribuyen a la recuperación ecológica tras la pandemia de COVID-19 y apoyan los objetivos del Pacto Verde Europeo de lograr la neutralidad climática de la UE y que esta tenga cero contaminación de aquí a 2050. Se trata de ejemplos de medidas encaminadas a alcanzar los objetivos clave del Pacto Verde Europeo en el marco de la Estrategia de la UE sobre la biodiversidad de aquí a 2030 y el Plan de Acción de la UE para la Economía Circular.

Los proyectos integrados permiten a los Estados miembros aprovechar otras fuentes de financiación de la UE, tales como fondos agrarios, estructurales, regionales y de investigación, así como fondos nacionales e inversiones del sector privado. En total, se prevé que los proyectos atraigan más de 10 000 millones de euros de fondos complementarios, que multiplicarán significativamente los recursos asignados hoy y marcarán una verdadera diferencia en la práctica.

Conservación de la naturaleza: Un proyecto en Francia introducirá medidas para detener e invertir el declive de la biodiversidad en la región del Gran Este mediante la creación de tres zonas forestales piloto, por ejemplo. Otro proyecto mitigará los efectos adversos de las actividades humanas que amenazan la biodiversidad marina y costera de Finlandia y mejorará la gestión de la red nacional de zonas marinas protegidas. Estos proyectos contribuirán a la aplicación de la Estrategia de la UE sobre la biodiversidad de aquí a 2030.

Aire limpio: Un proyecto en Polonia aplicará medidas para mejorar la calidad global del aire en la región de Silesia, que tiene una de las atmósferas más contaminadas de Europa, sustituyendo los pequeños aparatos de calefacción doméstica alimentados por combustibles sólidos por alternativas menos contaminantes. Este proyecto contribuye a los objetivos de la UE para 2030 en materia de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y al plan de acción «Contaminación Cero».

Gestión de residuos: En Chipre, un proyecto tendrá por objeto mejorar la infraestructura y los sistemas de recogida de residuos reciclables y biodegradables. En Letonia, se mejorará la recogida selectiva de residuos y la reutilización de los residuos municipales. En Dinamarca, un proyecto trabajará en la prevención de residuos y en la creación de una mejor normativa en materia de residuos. En Eslovenia, el proyecto perseguirá alcanzar un mayor porcentaje de reciclado de residuos no peligrosos de la construcción y la demolición, entre otras medidas. En total, cuatro proyectos se centrarán en la prevención de residuos y la recuperación de recursos, contribuyendo así a los objetivos del Plan de Acción de la UE para la Economía Circular y de la Directiva marco sobre residuos.

Mitigación del cambio climático: La financiación LIFE ayudará a Lituania a alcanzar los objetivos establecidos en su plan nacional de energía y clima (PNIEC), tales como edificios más eficientes, movilidad respetuosa con el clima, una industria que ahorre energía y una mayor contratación pública ecológica. En Estonia, se crearán varias herramientas y soluciones para la renovación en profundidad de una serie de edificios en tres ciudades, que podrán emplearse luego en el resto de Estonia y otros Estados miembros, y apoyar la Estrategia de la UE «Oleada de renovación»

Adaptación al cambio climático: En los Países Bajos, la financiación de LIFE contribuirá a estimular la adaptación al cambio climático en varios sectores, por ejemplo, gestión del agua, infraestructuras, agricultura, naturaleza, salud y ordenación territorial y urbana. Un proyecto en la región checa de Moravia-Silesia aumentará la resiliencia de la región frente al cambio climático, mejorará la calidad del medio ambiente para los habitantes y apoyará el desarrollo sostenible. Ambos proyectos se enmarcan en los objetivos de la estrategia de adaptación de la UE.

El Programa LIFE es el instrumento de financiación de la UE en los ámbitos del medio ambiente y la acción por el clima. Funciona desde 1992 y ha cofinanciado más de 5 500 proyectos en toda la UE y en terceros países. La Comisión Europea ha aumentado la financiación del programa LIFE en casi un 60 % para el período 2021-2027. Actualmente, asciende a 5 400 millones de euros. LIFE cuenta actualmente con cuatro subprogramas: naturaleza y biodiversidad, economía circular y calidad de vida, mitigación de los efectos del cambio climático y adaptación al mismo, y transición hacia una energía limpia.

El programa LIFE financia proyectos integrados. Estos proyectos apoyan la aplicación de la legislación y las políticas medioambientales y climáticas de la UE a nivel regional, plurirregional, nacional o transnacional. También ayudan a los Estados miembros a cumplir la legislación clave de la UE en seis ámbitos, a saber: conservación de la naturaleza, agua, aire, gestión de residuos, mitigación del cambio climático y adaptación a este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.